Información general del aguacate

 Clasificación Taxonómica

Reino: Plantae

Subreino: Tracheobionta

División: Magnoliophyta

Clase: Magnoliopsida

Orden: Laurales

Familia: Lauraceae

Genero: Persea

Especie: P. americana

 Etimología

La palabra aguacate viene del náhuatl ”ahuácatl”, lo que también significa testículos. Los españoles hicieron de ”ahuacatl” las palabras ‘aguacata’ y ‘avocado’, esta última una palabra ya conocida, que designaba antiguamente a los abogados. En portugués se conoce como ”abacate”, en alemán se conoció como ”fruta de mantequilla”. En Sudamérica se lo conoce como ”palta” (Perú, Chile, Uruguay, Bolivia y Argentina) y Aguacate (Colombia).

La palabra guacamole proviene del náhuatl ”ahuacamolli”, que traducido significa sopa o salsa de aguacate. Los escritos españoles mencionaron esta fruta por primera vez en 1519. También es conocida como Aguaco o Ahuaca.

 

 

 

 

Origen

Según Vavilov (1931, 1951) es originaria del llamado centro Principal de Origen VII, que incluye a México, Centroamérica y el Caribe.

 Exigencias en clima

El aguacate puede cultivarse desde el nivel del mar hasta los 2,500 m; sin embargo, su cultivo se recomienda en altitudes entre 800 y 2,500 msnm, para evitar problemas con enfermedades, principalmente de las raíces. La temperatura y la precipitación son los dos factores de mayor incidencia en el desarrollo del cultivo. En cuanto a precipitación, se considera que 1,200 mm anuales bien distribuidos son suficientes.

 Suelo

Los suelos más recomendados son los de textura ligera, profundos, bien drenados con un PH neutro o ligeramente ácidos (5.5 a 7), pero puede cultivarse en suelos arcillosos o franco arcillosos siempre que exista un buen drenaje, pues el exceso de humedad propicia un medio adecuado para el desarrollo de enfermedades de la raíz, fisiológicas como la asfixia radical y fúngicas como fitoptora.

Planta

Árbol extremadamente vigoroso capaz de alcanzar hasta los 30 metros de altura.

Hojas

Árbol perennifolio con hojas alternas, pedunculadas, muy brillantes.

Flores

Flores perfectas en racimos subterminales; sin embargo, cada flor abre en dos momentos distintos y separados, es decir los órganos femeninos y masculinos son funcionales en diferentes tiempos, lo que evita la autofecundación. Por esta razón, las variedades se clasifican con base en el comportamiento de la inflorescencia en dos tipos A y B.

Fruto

Baya unisemillada, oval, de superficie lisa o rugosa. La maduración del fruto no tiene lugar hasta que éste se separa del árbol.

 Propagación

El aguacate se puede propagar por semilla o por injerto.

 Recolección

Normalmente, la primera cosecha comercial ocurre a los cinco años en árboles injertados y la cantidad de frutos producidos depende de la variedad y la atención que haya recibido la planta en su desarrollo. El criterio de madurez que ha prevalecido ha sido el basado en el contenido de grasa y materia seca en el fruto. La recolección se hace a mano utilizando escalera o maquinaria, cortándose el pedúnculo por encima de la inserción con el fruto.

 Cosecha

El porcentaje de materia seca tiene un alto grado de correlación con el contenido de aceite y se usa como índice de madurez en la mayoría de las áreas productoras de aguacate; el mínimo requerido de materia seca varÍa de 19 a 25%, dependiendo del cultivar (19.0% para “Fuerte”, 20.8% para Hass y 24.2% para Gwen).

 Calidad

Relativa al tamaño (varía con la preferencia del consumidor); forma (depende del cultivo); color de la piel o cáscara; ausencia de defectos tales como malformaciones, quemaduras de sol, heridas y manchado (raspaduras, daño por insecto, daño por uñas y cicatrices causadas por el viento); sabor, pardeamiento de la pulpa; y ausencia de enfermedades, incluyendo antracnosis y pudrición de la cicatriz del pedúnculo.

Enfermedades

La principal y más importante enfermedad de los aguacates es la “tristeza de los aguacates” ó “pudrición de la raíz”, producida por el hongo “Phytophthora Cinnamomi Rands”. Esta enfermedad está presente en casi todas las zonas productoras del mundo. Los sistemas actuales para controlar esta afección incluyen por una, parte lograr una “Resistencia Genética” a través del uso de porta-injertos tolerantes a Phytophthora y por la otra incorporar un programa de tratamientos fitosanitarios con la aplicación de distintos fungicidas en aplicaciones foliares y al suelo, combinadas con pinturas al tronco cuando la planta es jóven, de allí en adelante se requiere del uso de distintas mezclas químicas ácidas que, mediante inyecciones al tronco se las incorpora a los vasos internos de conducción. El conjunto de estas técnicas bien aplicadas está permitiendo un buen nivel de control de esta enfermedad.

 

Posted by avoperla